La web de referencia del vino Gallego

Cuaderno Viajero

Os presentamos nuestro "Cuaderno viajero". En este espacio queremos haceros partícipes devisitas a bodegas, a ferias, fiestas del vino en Galicia, y todo tipo de eventos relacionados con la cultura de nuestros vinos.

 

Os Nosos Viños se sube al Bus del vino

La vendimia 2013 en toda Galicia tuvo un montón de actividades variadas, en cada una de las denominaciones de origen, dirigidas a todos los amantes de los vinos gallegos para poder conocer de cerca esta etapa tan importante. Nos hubiera gustado poder participar en todas y cada de ellas, pero nos ha sido imposible ya que coincidían en tiempo y las plazas estaban copadas. Así que finalmente, decidimos que nos gustaría subir al "Bus do Viño Rías Baixas". Tuvimos que ponernos en contacto con Ruta do Viño Rías Baixas, organizadores de esta atividad, para saber si había plazas en alguno de los fines de semana disponibles. Tuvimos suerte y pudimos disfrutar esta actividad cargada de visitas a bodegas de la Denominación. 

Fue el sábado 5 de octubre cuando tuvimos un hueco en el autobús y pudimos comprobar de primera mano el éxito de esta actividad. Teníamos dos posibilidades subirnos al autobús en Pontevedra o en Vigo, por cercanía decidimos emprender la aventura desde la ciudad del Lérez. Para ello tuvimos que madrugar, coger una mochila cómoda, llenarla con lo mínimo y necesario. Ya estábamos preparados así que a disfrutar. 

Continuando con nuestra línea, llegamos demasiado pronto a la parada del autobús, así que nos fuimos a desayunar para coger fuerzas para el día movidito que nos esperaba. A las 9:30 llegó el autobús, ya había gente en la parada esperando. La gúia turística, Romina, bajó del autobús para pasar lista. Fuimos subiendo a medida que nos citaba Romina. Una vez todos sentados, comprobar el número de pasajeros, nos pusimos en marcha. 

La primera parada fue una de las bodegas más importantes de Galicia, Martín Códax. Esta bodega está situada en Cambados, durante el viaje Romina nos fue comentando en que consistía la actividad, las visitas que íbamos a realizar y nos dio unas pautas de la historia de los vinos gallegos. El viaje fue corto, en veinte minutos estábamos en la bodega.

Mientras subíamos a Martín Códax, aún en el autobús, tan sólo se escuchaba una onomatopeya, Ooooohhhh!!! El paisaje y las vistas que se pueden apreciar desde ese punto son impresionantes, una parada completamente recomendada! No pudimos evitar, nada más bajar del autobús, ir al mirador que tiene la bodega y sacar las primeras fotos de aquel maravilloso paisaje. Mientras esperábamos a que la guía de la bodega viniera a buscarnos aprovechamos para sacar fotos y indagar en la terraza exterior, muy moderna. Nos dieron las indentificaciones de visitantes y entramos.

Para todos aquellos que todavía no conozcan Martín Códax, decirles que es impresionante, el orden, la limpieza, la atención y los profesionales que en ella trabajan. Intentaré describir la bodega paso a paso: la entrada, se compone de la recepción y la tienda que ofrece una amplia gama de productos. Al bajar dos pisos podemos encontrar un túnel impresionante, muy bonito y amplio, lleno de barriles y alguno de los productos de esta bodega. La guía nos comento la historia de la bodega. Cruzamos el túnel y nos fue comentando todo el proceso de fabricación de estos vinos gallegos, desde la vendimia hasta que el caldo está listo para que lo podamos degustar. Desde aquí, darle nuestra enhorabuena a la guía de Martín Códax por el trato que nos dio al grupo y por toda la información que nos aportó. Además, la manera de explicar todo el proceso fue correctísima, todos la entendimos y pudimos realizar todas las preguntas que se nos planteáramos, las cuales fueron correctamente respondidas. Desde aquí Gracias!

Después de la explicación tuvimos la suerte de poder visitar la impresionante terraza exterior, donde catamos tres de los vinos que produce esta bodega: Martín Códax, Lías y Organistrum. Antes de empezar la cata, la guía nos dio unas pautas sobre cómo se realiza una cata, utilizamos todos los sentidos en cada uno de los vinos gallegos que probamos. Al terminar la cata nos preguntaron que vino nos había convencido más, Noso viño no pudo decantarse por ninguno, los tres nos impresionaron. Muy ricos, recomendación para todas aquellas personas que todavía no los ha catado.

La visita terminó con una visita a la tienda, donde nos regalaron llaveros, muy originales, con los tapones de las botellas de sus vinos. Gracias a Martín Códax!!

Nos subimos al autobús para ponernos en camino hacia la siguiente parada, una bodega familiar pequeña situada en Lugar de Refoxos en Cambados, Don Olegario. El viaje fue muy corto, nos recibieron dos hermanos propietarios de la bodega los cuales nos enseñaron los viñedos mientras nos explicaban el proceso de elaboración de su vino. Al llegar al final de los viñedos nos esperaba una grata sorpresa, los dueños de la bodega nos habían preparado un tentempie, empanadas caseras, acompañadas de una cata de su vino. Volvimos a la bodega para seguir con la explicación del proceso de fabricación de este vino gallego. Finalizamos nuestra ruta con una visita a la tienda.

Se hacía tarde, y la hora de comer se nos echó encima, así que pusimos rumbo a Cambados para poder descansar dos horitas y disfutar de la gastronomía gallega que nos ofrecen los restaurantes de la capital del albariño. Al bajar del autobús, paseamos un rato por la zona vieja de Cambados buscando un buen restaurante. Nos decidimos por uno y degustamos el menú del día que tenía muy buena pinta. Todo ríquisimo y casero. Para tomar el café decidimos movernos y cambiar de lugar. Encontramos una ginebrería con una terraza muy amplia donde nos tomamos un café riquísimo y fuimos atendidos por una chica muy amable que nos explicó a que se dedicaban. 

A las 4:00 debíamos volver al punto de encuentro para seguir nuestra aventura. Un grupo de los nuestro se retrasó porque le sirvieron tarde la comida, y hasta las 4:30 no pudimos arrancar. Nos dirigíamos a la última parada y la más larga del día. Se trataba de una bodega familiar situada en uno de pazos gallegos más impresionantes. Al llegar nos atendió el guía, que nos fue explicando todas las plantas , árboles ... que el jardin de este pazo tiene en sus muchas hectáreas. Llegamos a las viñas y nos fue comentando el proceso de elaboración de sus vinos. Luego nos llevó a la bodega para que pudieramos catar su vino. 

Se hizo tarde, así que llegamos de nuevo a Pontevedra con un poco de retraso, pero totalmente justificado. 

Desde Os Nosos Viños queremos aconsejar a todos los amantes de los vinos gallegos, y a quienes no lo sean, que estas actividades merecen la pena, ya que tienes la oportunidad de conocer todo el proceso de elaboración de los caldos desde dentro. Recomendadísimo!!! Una nueva aventura donde hemos aprendido muchas cosas nuevas!!!