La web de referencia del vino Gallego

Cuaderno Viajero

Os presentamos nuestro "Cuaderno viajero". En este espacio queremos haceros partícipes devisitas a bodegas, a ferias, fiestas del vino en Galicia, y todo tipo de eventos relacionados con la cultura de nuestros vinos.

 

Caminando entre viñedos por las Rías Baixas

"Camiñando entre viñedos" fue otra de las actividades de la vendimia 2013 que pudimos vivir en primera persona. Así que nos pusimos ropa cómoda, una mochila a la espalda con lo básico y nos lanzamos a la aventura, sin entrenamiento previo. Íbamos con la idea de encontrarnos poca participación, pero al llegar nos sorprendimos, las plazas estaban completamente cubiertas. Esta vez fuimos convocados en el Museo del Vino de Cambados, allí esperamos a estar todos para poder comenzar la caminata. Volvimos a coincidir con Romina, la guía turística que nos había acompañado en la aventura anterior, y con Ramón de Ruta do Viño Rías Baixas, junto con otros monitores que nos acompañarían durante toda la mañana. Nos repartieron mochilas, mapas, kit kat y agua para todos, todo un detalle que agradecimos en la mitad del camino. Una vez llegaron todos los participantes, Romina se presentó y nos dio unas pautas para realizar la caminata correctamente, nos explicó el recorrido y las visitas que realizaríamos. Además, nos explicó que por si alguno se quedaba rezagado en el asfalto había pintadas unas marcas verdes en forma de botella y pie indicando el camino a seguir, y una vez todo estuvo claro nos dispusimos a caminar entre viñedos.

Como podreis comprobar en las fotos de la galería, los paisajes por los que fuimos caminando son impresionantes, una delicia andar por esos parajes. 

Salimos a una velocidad considerable ya que estábamos descansados, comenzamos el recorrido en cabeza junto con Romina, fuimos a una velocidad continua hasta llegar a la primera bodega. El primer tramo fue de Cambados a Ribadumia, unos 6,5 km. Llegamos  todos bien, todavía el cansancio no se dejaba ver. Al llegar a la bodega la gerente hizo de guía, nos explicó todo el proceso de elaboración de sus vinos y nos enseñó la bodega por dentro. Tuvimos suerte porque pudimos ver en primera persona como iban llegando los tractores con las cajas llenas de uva, y como se iban metiendo dentro de la bodega y cual era el siguiente paso. Es una experiencia genial que merece la pena ver con tus propios ojos. En cuanto terminó la explicación nos llevó al jardín donde estaba preparada la cata y unos pinchitos para coger fuerzas para la peor parte de la caminata, que era un recorrido cuesta arriba, para el cual agradecimos los pinchos. 

Continuamos nuestro viaje a una velocidad buena, al principio por carreteras, pero pronto nos adentramos en el monte, donde pudimos ver caballos, tractores recogiendo uvas, viñas... Pero se acercaba la peor parte, una cuesta muy empinada y larga, en la cual al final llegaríamos a nuestro destino. Nos íbamos mentalizando por el camino, hablando y comentándolo entre nosotros, comenzamos bien, pero a la mitad la gente reaccionó de dos formas, unos comenzaron a apurar el paso y otros a reducir. 

Llegamos a la bodega, nuestra última visita, todos nos sentamos derreados, bebimos agua, cogimos aire y esperamos a ser atendidos por el guía. Nos acompañó en toda la visita mientras nos relataba todos y cada uno de los pasos que sigue la uva hasta convertirse en nuestro vino gallego embotellado. Al final de la visita pudimos disfrutar de uno de sus caldos y algunos pinchos en la terraza exterior de la bodega. Pudimos hablar tranquilamente y realizarle preguntas que nos habían quedado pendientes. 

Esta es una actividad interesante, la verdad que merece la pena participar. Seguramente repetiremos!!!